sábado, 2 de abril de 2011

AFONIA PROGRESIVA

Signos desconocidos surgen de lo inesperado para, en esta nueva realidad, cobrar un sentido singular y relevante. En una sociedad de palabra cada vez más caduca y tramposa algunos oídos quizás comiencen a imaginar un mundo afónico en el que la voz aparezca cansada y fatigada; un mundo donde el signo preceda al testimonio.

Atendiendo a las evidencias de las continuas sacudidas que nos agitan a diario, creo observar que la palabra está tratando de decirnos que se desmorona, que se siente débil y enferma, que necesita que despertemos y que, precisamente esa somnolencia que nos cubre, la está devorando por dentro. Hace tiempo emprendió un camino largo buscando sucesor y parece que aún no ha dado con él; lo que si ha entendido es que quizás sea mejor desaparecer al comprobar como las personas a través de ella, se ven envueltas en una espiral de violencia, inhumanidad y muerte.

Andamos sobre el terreno con la falsa seguridad de creer en la indefinidad de todo cuanto nos rodea. Usamos y tiramos sin control, manamos en supuestas fuentes inagotables de valores y devoramos las carnes próximas con una ferocidad propia del depredador más ávido y violento.

En nuestra necesidad por cambiar las cosas estará la posible extinción o no de la argumentación más destacada que posee el ser humano para comunicarse y, lograr así, devolver de nuevo algo de cordura a la existencia.

5 comentarios:

  1. Hay que crear nuevas palabras.

    ResponderEliminar
  2. El hablar como siempre se ha echo creo que se perdió para siempre, en los tiempos que estamos con todos los adelantos que tenemos en una de las cosas que hemos ido hacia atrás ha sido en eso, en el habla, me temo que la llave de la imagen no la volvamos a encontrar y así comunicarnos como deberíamos hacer, es una pena pero es la triste realidad.
    Me alegro de verte de nuevo por aquí Dani, un besote!!

    ResponderEliminar
  3. Alguien dijo... cree siempre la mitad de lo que te digan para aproximarte a la realidad... seguro que tenia razon.
    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  4. La palabra tiene un gran poder, una vez dicha no puede borrarse. Es capaz de hacer que te emociones, darte ánimo, cariño,...o por el contrario herirte en lo más profundo.
    Tal vez deberíamos utilizarlas con más tiento.

    Un beso Dani.

    ResponderEliminar
  5. Lo mejor para la afonia progresiva es hacer gárgaras con miel y limón.

    ResponderEliminar